miércoles, junio 29

Maradona, un astro, un desastre, un Dios

Pinterest LinkedIn Tumblr +

El mundo del deporte llora la ausencia física de Maradona, el futbolista que superó aquella imagen deteriorada, desvalorizada y criticada por aquella etapa cuando cayo rendido a los vicios de las drogas y lo retiró del futbol profesional. Durante media hora, los medios de comunicación a nivel mundial se olvidaron del Covid-19.  Todas las tertulias radiales y televisivas, conjuntamente con los medios y redes digitales, y toda plataforma en internet sin importar la información del que estaban especializado olvidaron su esencia y, todas comunicaban el fallecimiento del deportista.

Aquella larga y negativa época del astro del futbol argentino, no cuenta. Hoy, el mundo solo recuerda al mágico, al único jugador que maravillaba con sus movimientos y un balón entre las piernas en los campos de futbol donde jugó y fue feliz. Su juego llevo a Argentina a ganar un mundial  en México en el año 1986.

Diego Armando Maradona, cerro los ojos definitivamente, víctima de un paro cardiorrespiratorio, dos semanas después de ser intervenido quirúrgicamente en la cabeza para extirpar un tumor que afectaba aun más su deteriorada salud. Falleció a los 60 años en su casa, junto a sus más allegados, sin muchos alrededor, por prescripción médica.

Sus fieles seguidores, custodiaron día y noche la clínica donde estuvo ingresado durante su operación. También frecuentaban su vivienda en un privilegiado barrio de Argentina, para conocer su estado, como iba mejorando su Dios. Así lo denominaban muchos, por no decir todos los argentinos e italianos de Nápoles.

El Pelusa, como se le denominaba cariñosamente, fue feliz en los terrenos de un campo de futbol, frente a un balón, pero fueron los estadios y los seguidores del Boca Junior, Barcelona Futbol Club y el Nápoles, Italia, donde deslumbro al mundo. Allí, se les recuerda a día hoy como si las victorias y los trofeos que logro en aquellas ciudades, hubiese sucedido ayer.

El mundo del deporte a nivel mundial lamenta y llora la muerte de Maradona. En su ultima etapa de carrera deportiva no fue el mejor ejemplo, en eso todos los expertos coinciden, pero describen el endiosamiento del que es objeto el deportista argentino por el empeño, amor y pasión que mostraba cuando representaba a su natal argentina, a quien le dio un campeonato mundial. Los aficionados del Nápoles, un equipo sencillo sin muchas pretensiones en aquel momento, cuando Maradona llegó a su estadio y les hizo ganar dos Ligas y una UEFA, desde entonces, aman y le han endiosado eternamente.

Como él mismo decía en reiteradas ocasiones, cuando jugaba al futbol era feliz.

Deportistas de élite mundial, clubes de futbol de todo el mundo, políticos etc, a través de sus redes sociales, dan muestra de la sorpresa y el pesar que causa la ausencia física a destiempo de Diego Armando Maradona.

Todos se rendían ante su sola presencia, daba igual su estado físico, que en los últimos años no era el mejor. Los escándalos que rodearon su vida personal dieron muy mala imagen, pero aun así era el “Gran Maradona”. Era portada de los principales periódicos deportivos del mundo, en cualquier lugar que hacia acto de presencia y todos los focos se dirigían hacia su persona cuando quería expresar una opinión.

Muchos clubes se rifaban su puesto como entrenador. Lo probó, pero su estado físico y mental ya no era el mismo. En los últimos años se limitó a asistir a partidos de futbol y a opinar sobre cualquier situación que sucedían en este deporte.

Se le recuerda en los últimos años feliz, entregado a su familia y a sus amigos, que eran muchos. Las fiestas en su casa no faltaban y siempre estuvo acompañado de mucha gente que le hacían más amena su estancia en este mundo. Su muerte, a pesar de su deteriorado estado de salud y físico, sorprendió al mundo, porque, según comentan,  todavía no se hacen a la idea de hablar de futbol y no mencionar al “Gran Maradona”.

“Gracias por haber jugado al futbol” es la frase que el deportista dijo en una entrevista que quería en su lapida cuando falleciera. “Porque fui feliz, me sentía libre y feliz cuando jugaba al futbol”, añadió.

Tras su muerte, el gobierno argentino ha ofrecido a su familia cualquier instalación de los edificios gubernamentales para el velatorio, incluso le ha ofrecido los salones de la Casa Rosada. Su velatorio y entierro seguro, será recordado por años.

Los 20 mejores Goles de Maradona.

 

Share.

About Author

Comments are closed.