sábado, octubre 16

Los niños, niñas y adolescentes están profundamente afectados por la pandemia de COVID-19, afirma la OPS

Pinterest LinkedIn Tumblr +

Washington, D.C. – La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, afirmó que la COVID-19 ha impactado fuertemente en la salud mental y física de los niños, niñas y adolescentes en las Américas y el Caribe, e instó a los países a tomar medidas específicas para protegerlos, incluida la reapertura segura de las escuelas.

En la rueda de prensa que la OPS ofrece los miércoles, la doctora Etienne dijo que el año pasado se registraron más de 1,5 millones de casos de COVID-19 en niños, niñas y adolescentes en la región, mientras que en los primeros nueve meses de este año ya se han registrado más de 1,9 millones. Aunque este grupo de población generalmente presenta síntomas leves o ninguno, aunque también puede desarrollar una enfermedad grave.

El virus tiene consecuencias indirectas y está entorpeciendo su crecimiento y desarrollo, y poniendo en peligro sus posibilidades de un futuro brillante.

«A medida que más adultos reciben sus vacunas contra la COVID-19, los niños, que aún no pueden ser vacunados en la mayoría de los países, están representando un mayor porcentaje de hospitalizaciones e incluso de muertes por COVID-19», indicó la doctora Etienne . «Por lo tanto, los niños, niñas y adolescentes también se enfrentan a un riesgo importante de enfermedad por COVID-19», agregó.

Asimismo, una serie de impactos secundarios está golpeando a esta población con especial dureza, detalló la directora de la OPS. «El virus tiene consecuencias indirectas y está entorpeciendo su crecimiento y desarrollo, y poniendo en peligro sus posibilidades de un futuro brillante», advirtió.

La directora de la OPS hizo hincapié en el impacto negativo de no concurrir a la escuela en persona. «Con cada día que pasan sin ir a la escuela en forma presencial, mayor es la probabilidad de que abandonen y no regresen nunca», dijo. «Para algunos de los niños más vulnerables, en particular para las niñas, esto puede tener consecuencias duraderas».

«Los expertos coinciden en que la pandemia ha desencadenado la peor crisis educativa que hayamos visto en la región», continuó la doctora Etienne e instó a los países a centrarse en el restablecimiento seguro de los servicios de salud, educativos y sociales para la población en edad escolar.

Los niños, niñas y adolescentes también están faltando a sus controles de salud anuales y a las vacunas de rutina debido a las interrupciones generalizadas de los servicios de salud. «La mitad de los adolescentes ha experimentado un aumento del estrés o la ansiedad durante la pandemia, pero los servicios de salud mental y apoyo siguen estando fuera del alcance de muchos», lamentó.

A su vez, los confinamientos y las perturbaciones económicas han aumentado el riesgo de violencia doméstica que puede hacer que el hogar sea inseguro para muchos niños, niñas y adolescentes.

los niños, que aún no pueden ser vacunados en la mayoría de los países, están representando un mayor porcentaje de hospitalizaciones e incluso de muertes por COVID-19.

Para reducir los efectos negativos en esta población, los países deberían hacer «todo lo posible para reabrir las escuelas de forma segura», aconsejó la doctora Etienne. Tras señalar que «no hay un escenario de riesgo cero», dijo que las autoridades nacionales y locales deben decidir cuándo abrir o cerrar las escuelas, dependiendo de las condiciones epidemiológicas locales y su capacidad de respuesta. La OPS ha elaborado directrices detalladas para una reapertura segura, que incluyen garantizar una ventilación y unas condiciones sanitarias adecuadas.

Los niños, niñas y adolescentes deben practicar las medidas de salud pública de eficacia probada, distanciamiento físico, lavado de manos frecuente, uso de mascarillas y evitar los lugares concurridos. Y también deben someterse a pruebas si desarrollan síntomas o sospechan que están enfermos.

Aumentaron 20% las infecciones en la última semana

Pasando a la actualización epidemiológica, la doctora Etienne informó que las infecciones han aumentado un 20% en las Américas en la última semana, incluso cuando están disminuyendo o estabilizándose en muchas otras partes del mundo. Los casos han aumentado en un tercio en Norteamérica debido a los incrementos en Estados Unidos y Canadá. En Estados Unidos se han registrado más de 100.000 nuevas infecciones diarias por primera vez desde enero.

En general, las infecciones han disminuido en el Caribe. Sin embargo, Granada, Barbados y las Bermudas están informando fuertes aumentos, y Jamaica experimentó su mayor número de infecciones semanales desde el comienzo de la pandemia. Mientras tanto, la mayoría de los países sudamericanos siguen reportando un descenso de las infecciones y las muertes.

En total, en las Américas se notificaron 1,4 millones de casos y 23.300 muertes relacionadas con la COVID en la última semana.

Clarissa Etienne, directora de la OPS.

Share.

About Author

Comments are closed.