sábado, octubre 16

La otra cara de las bandas latinas

Pinterest LinkedIn Tumblr +

Existe en Madrid desde hace muchos años una realidad que no se puede ocultar, desde el año 2000 aproximadamente que tienen más peso en este colectivo. Como médica dominicana radicada en España y que trabajo directamente con la salud mental del colectivo de jóvenes latinos y dominicanos, un grupo muy vulnerable, me gustaría presentar, hablar, intentar crear empatía sobre este tipo de problemática que afecta a los jóvenes inmigrantes.

Como especialista en adicciones y psicopatología clínica puedo entender el comportamiento de estos jóvenes que para la sociedad en general quizás no entiende.

Vamos a partir de que detrás de cada persona existe un entorno que influye directa o indirectamente en sus decisiones, oportunidades, acciones y que a partir de dichas experiencias se forma una personalidad.

Existe en sociología la teoría de la anomia, que significa en términos generales:
1- Ausencia de normas
2- Tendencia transgresora de las reglas, tanto a nivel individual como grupal.

Quiero compartir un estudio fantástico que explica a la perfección esta problemática social que nos repercute a todos, de Gabriel Robles. Doctor en Sociología. Dicho estudio titulado:
“JÓVENES INMIGRANTES LATINOS EN LA ESCUELA: DEL RECHAZO ESCOLAR A LA ACOGIDA DE LAS BANDAS”.
https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7097284

En dicho estudio se establece una relación entre las dificultades de adaptación de estos jóvenes a la institución escolar y su entrada a las denominadas bandas latinas. A raíz de un profundo análisis resulta la siguiente pregunta:

¿Qué ofrecen las bandas en una sociedad mayoritaria?
Protección y Empoderamiento.

Porque España forma parte del mito de la Europa del progreso y la abundancia, que en el caso de nosotros los latinoamericanos la cercanía cultural e idiomática, en principio facilita la integración a la sociedad, pero de lo que pensamos, a lo que nos encontramos, hay una distancia cultural e ideológica importante que puede dificultar la completa integración de una juventud que llega aturdida por muchos factores y que, en principio, es cierto que sufre cierto rechazo del entorno más próximo.

Pero la realidad es otra. Si para los latinos que decidimos abandonar nuestra nación por decisión propia y contando con una preparación profesional se nos hace difícil en la mayoría de los casos la convivencia por un tema de racismo y clasismo; que podemos esperar para esos jóvenes que están buscando esa aceptación para poder avanzar y ven que la realidad es otra completamente distinta a sus expectativas.

En el estudio antes mencionado se presentan perfectamente las siguientes problemáticas:

1- Problemas y dificultades de adaptación (síndrome de Ulises).
2- La mirada hacia el docente.
3- Códigos lingüísticos.
4- Nivel académico y fracaso escolar.
5- El grupo como recurso frente a discriminación y el rechazo.

El camino hacia la banda latina comienza en el mismo momento en que los jóvenes sienten que no pertenecen a la escuela, al barrio y al entorno, y todo lo anterior se suma a las dificultades familiares que se puedan tener.

Si esta problemática afecta a la sociedad, deberíamos intentar integrarnos todos para encontrar una solución por el bienestar común, ya sea:

– Coordinación directa con el sistema educativo español, para identificar a los alumnos que necesiten apoyo psicológico para una integración saludable a la sociedad.

– Formar comisiones de coordinación con todas aquellas embajadas latinoamericanas, para:

– Ofrecer apoyo tanto a nivel educativo como formativo.

– Crear figuras de apoyo para ofrecer alternativas de ocio en tiempo libre entre compatriotas con la finalidad de crear un vínculo y poder hacer la integración a una sociedad de la mejor manera posible.

– Estudiar e integrar a cada grupo o individuo para indagar directamente la problemática que puedan estar sufriendo y conjuntamente buscar soluciones para una mejor integración en esta sociedad.

– Las embajadas latinas, específicamente las autoridades consulares dominicanos hacen un trabajo muy escaso, por no decir que no hacen ninguno, para ayudar, recuperar e integrar a los jóvenes dominicanos que llegan a los países europeos, específicamente a España.

Sabemos que es una problemática compleja, pero que se necesita empatía, ofrecer ayuda sin estigmatizar, ya que es la única solución para evitar enfrentamientos y separaciones de grupos, porque muchas veces nos olvidamos de que formamos parte de la misma colectividad.

Dra. A. Concepción
Médica terapeuta

www.doctoraconcepcion.com

Share.

About Author

Comments are closed.